Análisis de Malware: Enfoque y caso práctico | Seguridad Informática

Eres un trabajador más del ámbito de la seguridad informática. Acabas de despertarte un domingo por la mañana y has sido alertado de un incidente de seguridad. Te diriges a la oficina para averiguar lo que ha sucedido. Empezarás a mirar el incidente en los paneles de alrededor. El IPS/IDS y las alertas WAF muestran que ha habido una aplicación o malware no deseada en el sistema. La lista de conexiones del firewall te muestra que uno de los hosts tiene conexiones inusuales hacia fuera de la red. Y por último, el antivirus muestra información sobre este host infectado. Después de estas pequeñas comprobaciones iniciales y de suponer que efectivamente tienes un bicho, lo que queda por hacer es averiguar qué tipo de malware hay en el host en cuestión y cuán malicioso es su código. Por supuesto, hay que ordenar al equipo de red y antivirus que realicen una evaluación de los daños inmediatos de la red, mientras se escanea el host infectado en un entorno aislado. ¡No está mal para un domingo por la mañana! Volverás a casa pensando que el incidente está bajo control.

Análsis de malware - Seguridad Informática

¿Qué podemos hacer para proteger nuestros activos de red, recursos de red, y lo más importante, nuestros datos? Como medidas preventivas, se puede empezar por actualizar el hash de IDS para detectar el siguiente ataque de software malintencionado similar y actualizar la base de firmas del antivirus para detectarlo a nivel de host. Aparte de estas medidas, todavía tenemos que obtener más información acerca de este software malicioso, o en otras palabras, es necesario llevar a cabo un análisis de malware para averiguar el comportamiento exacto de esta pequeña y desagradable pieza de software.

¿Qué es un malware?

En primer lugar, ¿qué es un malware? ¿Podemos considerar cualquier pieza de código que no está autorizado a estar en nuestra red como un software malicioso? De forma general, podemos decir que un malware es una pieza de software capaz de realizar cualquier acción que causa algún tipo de daño a un usuario u organización, un equipo, o una red. Esto incluye pero no se limita a los virus, troyanos, gusanos, rootkits, scareware y spyware.

Si se determina que la pieza de software encontrada es perjudicial, un análisis de malware es el arte de la disección del software malicioso para entender cómo funciona, cómo identificarlo y cómo derrotarlo o eliminarlo.

Uno de los propósitos y objetivos del análisis de malware suele ser el poder proporcionar la información necesaria para responder a una intrusión en la red. Este propósito incluye el determinar exactamente lo que sucedió, y qué alcance y grado de disperesión tuvo en la red.

Al analizar los supuestos elementos de software malicioso, en primer lugar se necesita explorar lo que el archivo binario sospechoso puede hacer, cómo detectarlo en su red, y cómo medir y contener el daño. En el post de hoy hablaremos de un caso práctico con un virus educativo, el RaDa, al cual someteremos a una serie de pruebas que revelarán parte de sus intenciones.

Análisis de Malware

Configuración del entorno de laboratorio

En primer lugar, si no se dispone de un entorno de laboratorio adecuado para llevar a cabo un análisis de malware, es posible que se deban volver a examinar las opciones que se tienen, para alinear lo mejor posible los recursos disponibles con la eficacia del análisis. Como ejemplo, se puede utilizar un entorno virtual para realizar el análisis o tener sistemas físicos separados. A diferencia de los entornos virtuales, los datos pueden tener fugas en el sistema base y esto puede eventualmente perjudicar a todo el sistema. Los malware más modernos son capaces de detectar los sistemas virtuales y cambiar sus comportamientos para permanecer sin ser detectados. De todas las opciones que hemos probado, tanto VMWare como VirtualBox ofrecen buenas soluciones para el análisis de malware. Usaremos VirtualBox para nuestro análisis.

Por otra parte, tener sistemas físicos dedicados puede tener varias desventajas, tales como tener que restaurar el sistema en cada ciclo de análisis. Para ello utilizamos software libre, como la herramienta udpcast disponible para estos fines. En  caso de que tengas suficiente presupuesto, Norton Ghost proporciona características más avanzadas para hacer restauraciones del sistema.

Una vez decidido el entorno en el que se va a trabajar, el siguiente paso sería definir el acceso a la red de esos sistemas. Los malwares avanzados son capaces de detectar cambios en la dirección IP y se esconden o no revelan la información sobre la ubicación real de otros nodos o puntos de control. Estas detecciones pueden desencadenar algunas otras funciones ocultas, tales como ataque DOS al servidor interno. Por lo tanto, recomendamos entornos de red aislados con servidores virtuales que incluyen DNS propios, y servidores HTTP y de correo. En el caso de prueba adicional con conexión a internet, la red aislada puede aplicarse a través de un cortafuegos con reglas estrictas establecidas para supervisar las posibles conexiones abiertas y cerradas.

El conjunto de herramientas

Después de haber decidido y configurado el entorno de laboratorio, el siguiente paso es seleccionar un conjunto de herramientas que faciliten el proceso de análisis. Recomendamos las siguientes herramientas que pueden ser útiles en distintas etapas del ciclo de análisis, aunque hay muchas otras disponibles. Principalmente usaremos herramientas libres o gratuitas, incluidas las versiones demo de algunas herramientas comerciales.

En la siguiente sección se ofrece una breve descripción de cada herramienta que utilizamos para llevar a cabo el análisis.

OllyDbg

OllyDbg es un depurador a nivel de aplicación. La interfaz OllyDbg muestra el código ensamblador, volcado hexadecimal, la pila y registros de la CPU. OllyDbg también soporta rastreo, puntos de interrupción condicionales, visión de cabecera PE, edición hexadecimal, y plug-in de soporte.

En la primera puesta en marcha, OllyDbg pide configurar el directorio de datos del usuario (UDD) y el directorio de plug-ins. UDD se utiliza para guardar información específica de la aplicación como puntos de interrupción. Ofrece amplias opciones de depuración como la configuración de breakpoints en la carga de nuevos módulos, la creación de threads, la forma de procesar las excepciones, etc. OllyDbg soporta el establecimiento de puntos de interrupción de hardware, puntos de interrupción de software, puntos de interrupción de memoria e incluso puntos de interrupción condicionales.

IDA Pro

Al igual que OllyDbg, IDA Pro es un depurador / desensamblador a nivel de aplicación que nos ayudará enormemente en seguir la pista de la ejecución del programa. Cuenta con una versión de demo y una versión freeware más antigua, que es gratuita solo para uso no comercial.

UPX

UPX es un compresor/descompresor de código ejecutable, que logra una excelente relación de compresión y ofrece descompresión muy rápida cuidando el consumo de memoria. Una medida más que utilizan los ejecutables para ocultarse es el almacenar su código comprimido, por lo que necesitaremos una herramienta capaz de extraer el código ejecutable en claro, como UPX.

Autoruns

Esta herramienta, que cuenta con la lista más amplia de ubicaciones de inicio automático, muestra qué programas están configurados para ejecutarse durante el arranque del sistema o de inicio de sesión, y muestra las entradas en el orden en que Windows las procesa. Estos programas incluyen los de su carpeta de inicio, Run, RunOnce, y otras claves del registro. Puede configurar Autoruns para mostrar otras ubicaciones, incluidas las extensiones de shell del Explorador, barras de herramientas, objetos de ayuda del navegador, las notificaciones de Winlogon, servicios de inicio automático, y mucho más. Autoruns extiende por mucho la utilidad MSConfig incluida en Windows Me y XP.

ProcessExplore

ProcessExplore es, como su nombre indica, un explorador de procesos. Su interfaz gráfica se compone de dos subventanas; la superior siempre muestra una lista de los procesos activos, incluidos los nombres de las cuentas que poseen, mientras que la información mostrada en la inferior depende del modo en que Process Explorer esté configurado. En el modo de DLL, mostrará los archivos DLL y archivos asignados en memoria que el proceso ha cargado. Process Explorer también tiene una herramienta de búsqueda muy potente que mostrará rápidamente qué procesos tienen handlers abiertos o sus DLL cargados.

Las capacidades de Process Explorer lo hacen especialmente útil para localizar problemas de DLL – versión o pérdidas de identificadores, y para dar una idea de la forma de funcionar de Windows y otras aplicaciones.

Process Monitor

Process Monitor es una herramienta de monitorización avanzada para Windows que muestra en tiempo real actividad en el sistema de archivos, el registro, y los procesos en ejecución. Combina las características de las herramientas Filemon y Regmon, y añade una amplia lista de mejoras que incluyen el filtrado avanzado y no destructivo, las propiedades de eventos integrales tales como identificadores de sesión y nombres de usuario, pilas de threads completas con soporte para símbolos integrados de cada operación, registro simultáneo en un archivo, y mucho más. Las características de Process Monitor hacen de ella una utilidad fundamental en la solución de problemas del sistema y en el conjunto de instrumentos de caza de malware.

Active Registry Monitor

El Active Registry Monitor (ARM) es una utilidad diseñada para analizar los cambios hechos al registro de Windows – tomando snapshots de su estado y guardándolos en una base de datos. Posteriormente, pueden compararse dos de estas fotografías y obtener un listado de claves/datos nuevos, eliminados o, simplemente, cambiados.

TCPview

TCPView es un programa de Windows que muestra la lista detallada de todos los puntos finales TCP y UDP en el sistema, incluyendo las direcciones y el estado de las conexiones TCP locales y remotas. En Windows Server 2008, Windows Vista y XP, TCPView también informa del nombre del proceso que posee el punto final. TCPView proporciona un subconjunto más informativo y bien presentado del programa Netstat que se incluye con Windows.

WinVi

WinVi es un editor gratuito para MS Windows para la edición y la detección automática de archivos Unicode en codificaciones UTF- 8, UTF-16 Little Endian y UTF-16 Big Endian. WinVi funciona como un editor Vi para Windows. En el análisis de malware se utiliza esta herramienta como un editor hexadecimal que puede soportar archivos de hasta 2 GB.

Técnicas de análisis de malware

Muy a menudo, cuando se realiza el análisis de malware, la única cosa que se tiene es el propio ejecutable malicioso, que no dará demasiada información, ya que está destinado a no ser comprendido por seres humanos. Con la intención de encontrarle sentido, vamos a usar una variedad de herramientas y trucos, cada uno revelando una pequeña cantidad de información.

Habrá que hacer uso de una gran variedad de herramientas con el fin de obtener una comprensión amplia del malware en cuestión. Existen dos enfoques fundamentales para el análisis de malware: los análisis estáticos y los análisis dinámicos. El análisis estático consiste en examinar el malware sin ejecutarlo, mientras que el análisis dinámico implica la ejecución del malware en entornos controlados.

Análisis estático básico

El análisis estático básico consiste en examinar el archivo ejecutable sin ver las instrucciones reales. El análisis estático puede confirmar si un archivo es malicioso, proporciona información sobre su funcionamiento, y a veces ofrece información que permitirá realizar un network footprinting simple. El análisis estático básico es sencillo y puede ser rápido, pero es en gran medida ineficaz contra el malware sofisticado, y se pueden pasar por alto funciones importantes.

Análisis Dinámico Básico

Las técnicas de análisis dinámicas básicas implican ejecutar el malware y la observación de su comportamiento en el sistema con el fin de averiguar algunos aspectos de su comportamiento, poder eliminar la infección, y producir firmas eficaces. Sin embargo, antes de poder ejecutar el malware de forma segura, se debe configurar un entorno que permita estudiar el malware ejecutándose sin riesgo de daño al sistema o la red. Al igual que las técnicas básicas de análisis estático, las técnicas básicas de análisis dinámico pueden ser utilizadas por la mayoría de las personas sin grandes conocimientos de programación, pero no serán eficaces con todo el malware y también se puede pasar por alto funcionalidad importante.

En la Práctica

Mostraremos un ejemplo práctico de cómo realizar un análisis de una pieza de malware para identificar su funcionalidad.

Disclaimer: No se recomienda la realización de este ejercicio en un entorno sin acondicionar debidamente, por el riesgo que puede suponer para todos los equipos de la red.

El virus que vamos a anlizar, el virus RaDa, es un virus real creado en el marco del Proyecto Honeynet para aumentar la concienciación sobre la seguridad en torno a ejemplares de malware y para señalar la necesidad de contramedidas defensivas adicionales con el fin de luchar contra las actuales amenazas de malware.

Una vez localizado (o descargado) el ejecutable del malware, y aislado en nuestro entorno de laboratorio, procedemos al análisis del mismo, pasando por cada una de las etapas y usando varios de los software mencionados.

Análisis estático

En el análisis estático de este virus vamos a intentar recabar tanta información como sea posible, que nos ayudará a comprenderlo mejor y a orientar de forma eficiente nuestros esfuerzos en el posterior análsis dinámico.

Como primer paso, se lleva a cabo una recolección de información previa observando los detalles del virus y realizando una visualización en un editor hexadecimal. Esto revela algunas cadenas en el código del virus, además de ayudarnos a verificar que se trata de un ejecutable.

WinVi con el comienzo del ejecutable del virus

WinVi mostrando la cabecera del ejecutable del virus y una cadena de texto

El siguiente paso comienza con cargar el ejecutable (el virus RaDa) en OllyDbg para llevar a cabo un análisis de código con el fin de descubrir sus capacidades funcionales. En primer lugar, abrimos el archivo ejecutable en el OllyDbg para ver los detalles básicos. La siguiente figura muestra cierta información de los registros, la CPU y el estado de la memoria del programa, incluyendo un mensaje de advertencia que indica que el código está comprimido, cifrado o codificado para ocultar su verdadera naturaleza.

OllyDbg mostrando cierta información del virus

OllyDbg mostrando cierta información del ejecutable del virus RaDa

Para salvar este paso y poder extraer el ejecutable real y ver sus instrucciones, o al menos obtener información sobre el tipo de compresión, codificación o cifrado lleva (y, en definitiva, averiguar más cosas sobre la naturaleza del virus), se utiliza la utilidad de descompresión de ejecutables UPX:

Resultado del UPX en la primera ejecución

Resultado del UPX en la primera ejecución para intentar descomprimirlo

Tal y como se puede observar en la imagen superior, el virus se resiste a desempaquetarse a través del método común con UPX. Por lo tanto, podemos probar a forzar el proceso usando el comando upx -9 –brute, que puede tardar un buen rato.

Después de un rato no ha habido suerte en el desempaquetamiento, por lo que vamos a moldear un poco el análisis, redireccionando nuestros esfuerzos en cierto modo hacia un análisis de comportamiento del malware, más que un análisis estático, debido a que el virus está preparado para evitar este tipo de análisis. Para este propósito, es necesario realizar una ejecución controlada del virus, analizar sus puntos de inicio, y encontrar un breakpoint del virus.

Para poder localizar dichos puntos, vamos a empezar por analizar el mapa de memoria  del malware, cosa que podemos hacer con el OllyDbg:

Mapa de memoria del virus informático

Mapa de memoria del virus

El mapa de memoria indica que hay tres secciones en el binario de RaDa: JDR0, JDR1 y .rsrc. El entry point de RaDa.exe (0x0040FD20) está ubicado en la sección JDR1. Podemos echar un vistazo también a la sección JDR0 haciendo doble click sobre la etiqueta de la sección, aunque nos encontraremos en este caso que la sección está vacía:

Sección JRD0 del virus RaDa en blanco en el IDA Pro - Malware analysis

Sección JRD0 del virus RaDa en blanco

Podemos obtener algo más de información sobre la sección JDR0 (0x004018A4) usando el IDA Pro:

IDA Pro - secciones de memoria - seguridad informática

Información de la sección de código JDR0 en el IDA Pro

La siguiente captura de pantalla muestra que el código en JDR1 desempaqueta el código ofuscado que contiene en la sección JDR0. El registro ESI apunta a la dirección del bloque cifrado/ofuscado de código, mientras que el registro EDI apunta a la dirección de memoria a la que será copiada el código una vez se haya desempaquetado. Al terminar la sección JDR1, el control del programa salta a la dirección en que se ha desempaquetado el código (jmp loc_40FD42).

Parte del código de RaDa que desempaqueta el código ofuscado de JDR1 y lo copia a JDR0 en IDA Pro

Parte del código de RaDa que desempaqueta el código ofuscado de JDR1 y lo copia a JDR0

Observando además la información presente en la vista General Register, en el registro EIP, podemos consolidar que la dirección de memoria  JDR1:0040FD20 es el punto de inicio del programa. Dicho esto, aún es necesario extraer un buen String dump del código empaquetado.

Con el OllyDbg podemos obtener cierta información de los (posibles) módulos de los que puede hacer uso el virus, que nos pueden ayudar a comprender la naturaleza del virus más a fondo:

Fragmento de los módulos ejecutables del virus RaDa - Hard2bit Recuperación de Datos

Fragmento de los módulos ejecutables del virus

También podemos observar los handles del virus, para un propósito similar:

Handles del virus

Handles del virus

Recapitulando hasta ahora:

  1. La información recabada en el análisis estático será de gran ayuda para, a la hora de hacer el análisis dinámico, saber dónde deben ir dirigidos nuestros esfuerzos.
  2. Los handles del virus nos ayudarán a saber de qué recursos del sistema el ejecutable pretende hacer uso. Todo ejecutable hace uso de algún recursos del sistema; la cuestión aquí está en filtrar qué recursos son potencialmente peligrosos como para que los use un fragmento de software desconocido, y cuáles son más y menos habituales.
  3. El mapa de memoria del ejecutable nos ha ayudado a determinar breakpoints del virus, que nos puede servir para controlar eficientemente la ejecución del virus en el análisis dinámico.
  4. La lista de módulos ejecutables del malware nos da una pista (a veces, falsa) de los módulos que puede utilizar el virus.

Reunidas todas estas pistas, hemos preparado el terreno para dirigir nuestro análisis dinámico de la forma más eficiente posible.

El análisis dinámico

Ejecutaremos el virus en un ambiente controlado para ver su capacidad de abrir conexiones con el mundo exterior (calling home), las alteraciones del registro, modificaciones del sistema de archivos y los procesos en ejecución. Para controlar este tipo de actividades se utilizarán los programas TCPView, Active Registry Monitor, Process Explorer, Process Monitor y la aplicación Autoruns.

Al haber localizado en el análisis estático el punto de inicio del programa, podemos controlar su ejecución:

Controlando la ejecución del virus con el IDA Pro

Controlando la ejecución del virus con el IDA Pro

El virus RaDa arrancando en modo GUI

El virus RaDa arrancando en modo GUI

Una vez tenemos el entorno de laboratorio bien preparado y con el virus listo para ser ejecutado, el primer paso es averiguar cómo intenta comunicarse con el exterior: ¿cuáles son los puertos y las conexiones que el virus puede abrir hacia el mundo exterior? El TCPView muestra los detalles de conexiones salientes del malware:

Conexiones abiertas vistas con el TCPView

Conexiones abiertas vistas con el TCPView – IEXPLORE.EXE arrancados por RaDa

El monitor de procesos y el ARM muestran las claves del registro recién alteradas del sistema local:

Monitor de procesos

Procmon mostrando actividad del virus

Como una observación, podremos ver que el virus se está ejecutando detrás de la aplicación Internet Explorer para ocultarse. La única indicación que podemos ver es que el proceso “IEXPLORE.EXE” está abierto por el virus para conectarse al destino remoto 10.10.10.10 en el puerto 80. También observamos que el proceso parece consumir más y más memoria.

Actividad y funcionalidades del virus RaDa

Actividad del virus RaDa

El ProcessExplorer de Sysinternals nos da información relevante del virus en ejecución, pudiendo comprobar los DLL’s que carga, y compararlos con lo encontrado en el análisis estático:

Información del virus RaDa en el ProcessExplorer - análisis de malware estático y dinámico - seguridad informática

Información del virus RaDa en el ProcessExplorer

Vista de los módulos ejecutables en uso por el virus RaDa

Vista de los módulos ejecutables en uso por el virus RaDa

Echando un ojo al Advanced Registry Editor, podemos ver los cambios que hace el virus en el registro de Windows:

Cambios en el registro de Windows efectuados por el virus

Cambios en el registro de Windows efectuados por el virus

También observamos los cambios que ha hecho en el sistema de ficheros:

Cambios en el sistema de ficheros introducidos por RaDa

Cambios en el sistema de ficheros introducidos por el virus RaDa

Por último, también podemos ver en el Process Monitor información sobre el proceso RaDa.exe y el IEXPLORE.EXE, en especial, que RaDa ha sido capaz de lanzar el IEXPLORER como NTAUTHORITY\SYSTEM, siendo RaDa ejecutado por un usuario con privilegios reducidos:

Información del proceso IEXPLORE.exe en el Process Monitor

Información del proceso IEXPLORE.exe en el Process Monitor

Información del proceso RaDa.exe en el Process Monitor

Información del proceso RaDa.exe en el Process Monitor

Hasta aquí…:

Después de realizado los análisis estático y dinámico, se han podido comprobar varias cosas:

El virus intenta ocultar su código ejecutable empaquetándolo, así como su punto de inicio. Hay virus más sofisticados que lo ponen mucho más complicado, con decenas de secciones de código distintas.

El programa Active Registry Monitor nos indica que se ha creado la siguiente clave del registro HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Microsoft\Windows\CurrentVersion\Run\RaDa:C:\RaDa\bin\RaDa.exe. Esto permite que RaDa persista tras el reinicio del sistema.

El TCPView muestra que hubo intentos de conexión desde iexplore.exe, Internet Explorer, a 10.10.10.10:80. Parece que RaDa utiliza Internet Explorer como herramienta para conectarse con el sistema externo, y que además, es capaz de lanzarlo como el usuario NTAUTHORITY\SYSTEM.

A través del Process Monitor se ha podido comprobar que se crearon los directorios C:\RaDa, C:\RaDa\tmp y C:\RaDa\bin. El ejecutable RaDa.exe se ha copiado en el directorio C:\RaDa\bin\.

El panel de Process Explorer muestra el proceso RaDa.exe en su lista activa, (no oculto bajo otro ejecutable), mostrando el crecimiento de la memoria usada.

Este breve análisis supone solo una introducción al análisis de malware, sin entrar mucho en detalle en los aspectos más técnicos. Seguiremos publicando artículos que poco a poco irán entrando más a fondo, desmenuzando a todos los niveles las técnicas del análisis de malware más comunes, con ejemplos prácticos para poder experimentar con conocimiento y aprender cosas interesantes de este área de la seguridad informática.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
1 reply

Trackbacks & Pingbacks

  1. […] Read original in Spanish – Leer original en castellano… […]

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *